Archivo del sitio

Lo confieso

Uno de mis mayores vicios es leer biografías de personas que para mí han sido referente en algo. En el 2006, estando en Estambul, aprendí de Robin Sharma que algo de lo que nunca te podrás arrepentir en la vida es de haber leído la biografía de aquellas personas a las que admiras. Desde entonces, han pasado por mis manos, aquellas vidas que más he admirado, bien por su contribución al mundo, bien por sus resultados, bien por el carácter de la persona… o por el más puro interés y curiosidad en lo que hizo esa persona a lo largo de su vida.

Uno de los mejores consejos que he recibido, fue de mi admirado Vicente Cuevas, director de la EPV: : “Cuando te encuentres en una situación complicada, imagina que tienes alrededor tuyo a tus mejores maestros, a aquellas personas referentes en algo que te podrían ayudar a superar esa situación. Pídeles consejo”. Así que no es extraño que “internamente” en los momentos más desafiantes de mi vida, pida consejo a personas como Fritz Perls, Rogers, Maslow, Madre Teresa, Mandela, Richard Branson y algunos más.

cesarpiqueras

Lo fascinante de adentrarse en la vida de otras personas es que tienes la sensación de estar viviendo todavía más. Existe un mecanismo de identificación con el personaje, que mientras dura la biografía que estás leyendo, te produce una sensación de estar viviendo no sólo tu vida, sino tambien la del personaje. Si necesitas algo más de emoción en tu vida, lee biografías emocionantes y aprenderás mucho, si necesitas más constancia y resultados lee la de personas que hayan llegado bien lejos.

En ese sentido, debo recomendar algunos títulos que son para mí referentes en liderazgo, inspiración y mucho más:

Steve Jobs: La Biografía

Rafa. Mi Historia. (Rafa Nadal)

Gandhi. Su vida y su mensaje a la humanidad.

Leonard Cohen. Soy tu hombre.

Richard Branson. Hagámoslo. (aunque no es su autobiografía todavía, sí contiene múltiples elementos autobigráficos)

Bruce Lee. El hombre detrás de la leyenda.

Además, si eres de los que no quiere invertir mucho tiempo en leer, te recomiendo la obra de Francisco Alcaide @falcaide Aprendiendo de los mejores, que es un compendio de la sabiduría de muchas personas que han influido positivamente en la humanidad.

A seguir leyendo. Keep walking

Rompe con la mediocridad

Vivimos tiempos de retos, desafíos y constantes cambios, en estos tiempos, sólo aquellas empresas que sobresalgan, sólo aquellos profesionales que lo hagan de forma extraordinaria serán los que aseguren su plaza en los próximos años.

No hace falta hacer un estudio de mercado, para ver que muchas empresas no tienen buenos indicadores económicos, pero tampoco los tienen internamente, es decir “de puertas para adentro”. Basta con ir a tomar un café a muchos lugares para ver como es el servicio al cliente, con conversar con algunos empresarios para comprobar la calidad directiva de muchas empresas, con conocer algunas empresas para comprobar como es su clima laboral, la generación de ideas, la creatividad y la innovación… vivimos en un mundo lleno de mediocridad? la respuesta es: empresarialmente SI.

La buena noticia es que podemos salir de ahí, al menos si queremos ser protagonistas en la Nueva Economía. Pero ¿Qué es la mediocridad?:

-La mediocridad es no tratar a cada cliente como si fuera único, especial y auténtico.

-La mediocridad es dirigir un equipo de personas y no conseguir apasionarlos.

-La mediocridad es no sacar lo mejor de aquellos que te acompañan en este viaje.

-La mediocridad es caer en la rutina y perder el entusiasmo

-La mediocridad es permitir que la jornada laboral pase sin haber conseguido tus objetivos.

-La mediocridad es estar tan centrados en el “hoy” que nos olvidamos del “mañana”. Visión a Largo Plazo.

-La mediocridad es conformarnos con un trabajo a medias, con algo mal acabado, en lugar de entrgar un trabajo excelente.

-La mediocridad es creer que alguien o algo vendrá y nos salvará, Europa, Nuevos clientes, etc… sin ir nosotros a buscar la solucion…

Si analizamos la vida de aquellas personas que han contribuido a cambiar el mundo que vivían, veremos que siempre han estado alejados de la mediocridad, Gandhi, Mandela, Madre Teresa, Luther King… Son muchos los ejemplos a nivel empresarial y deportivo que merece la pena revisar para saber lo que quiere decir hacer un trabajo extraordinario: por favor, toma unos minutos para ver estos videos – Richard Branson, Rafa Nadal, Ernest Shackleton, Benjamin Zander  y tantos otros… si algo merece la pena es despertarse cada día para hacer un trabajo extraordinario.

Si algo nos pone de relieve la situación socio-económica actual es que necesitamos CREER en nosotros mismos, en nuestras capacidades, en todo lo que nos ha hecho ser quienes somos, volver a ilusionarnos, porque una vida sin ilusión no sabe a nada, porque una empresa sin ilusión no tiene un corazón que lata y que mueva la energía y la pasión de las personas que la forman. Lo diré una vez más, por favor: Rompe con la Mediocridad.

Cuida tu sabio interior

He comprobado varias veces el efecto de los medios de comunicación y el entorno sobre mi rendimiento, motivación y productividad. Sin ir más lejos, ayer un par de  horas antes de un programa de formación para un equipo comercial estuve viendo parte del telediario del mediodía. Antes de 5 minutos notaba dentro de mi una sensación nada cómoda que me pedía a gritos que dejara de ver tantas noticias negativas, cambié de canal y me quedé con una entrevista a un catedrático que hablaba sobre economía (en la 2), más de lo mismo durante casi 15 minutos, negatividad, pesimismo, crisis… desgraciadamente me olvidé de cambiar de canal.

Media hora después me descubrí a mi mismo alojando varios pensamientos negativos sobre el futuro, algo que no me ocurría hacía bastante tiempo. En seguida me dí cuenta de que los pensamientos no habían venido por sí solos, sino como respuesta a todo lo que mi cerebro había estado procesando unos minutos antes mientras veía las noticias.

Es fácil tener mejores resultados, cuida tu entorno, cuida de tu sabio interior. Hay personas con las que después de hablar 5 minutos acabas completamente contagiado de malas noticias, falta de motivación y queja o reactividad (lo contrario a la proactividad), sin embargo con otras después de 5 minutos de conversación te contagian entusiasmo, pasión, posibilidades… ¿Qué los diferencia?

Mi pregunta para tí es ¿Quieres ser un agente del cambio o te quieres quedar anclado a la queja?. Nada te va a sacar de donde estés, nada ni nadie va a cambiar tus resultados empresariales, nada va a hacer que mejoren tus ventas, situación económica u otros. El único que puede hacerlo eres tú. Tu sabio interior en definitiva te va a devolver lo que le des. El cerebro procesa información, la almacena y aprende. De esta forma estamos casi constantemente aprendiendo mientras vemos cada vez noticias más morbosas, sangrientas y otras incluso con poco sentido o valor real (vease la última hornada de programas del corazón, islas de famosos, etc…). El problema es que de poco sirve lo que aprendemos cuando no nos ofrece nuevas ideas, proyectos, posibilidades para poner en práctica.

¿Quieres más motivación?

-Aléjate de lo que te desmotiva, elije ver sólo lo que te puede ayudar a ser mejor cada día. Apaga el televisor más a menudo.

-Cuando alguien empiece a hablarte de lo mal que están las cosas, aléjate! (mantente lejos de los vampiros de energía)

-Lee a los grandes, biografías de Mandela, Gandhi, R.Brandson, M.Teresa, V.Frankl, E. Shackleton y muchas más de personas que consiguieron cambiar la realidad en momentos difíciles.

-Si quieres quejarte, HAZLO, pero acota el tiempo y hazlo de verdad. Quince minutos de queja constante y luego se acabo. fin de la queja. No permitas que la queja se cuele en tu día a día, conversaciones, pensamientos.

-Piensa más a menudo que la realidad no existe, que cada uno tiene la suya. Hay quien ve escasez y hay quien ve abundancia en el mismo escenario. ¿Quién elijes ser?

Hagámoslo!

Allá en el 2006 cuando todavía vivía en Londres, leía un extraordinario libro de Richard Branson “Screw it, lessons in life, let´s do it”, uno de esos ejemplares de bolsillo de 3 libras. Este libro me acercó y dió a conocer la bondad, valentía y capacidad de este popular dirigente que empezó desde cero y ahora es presidente de la multinacional Virgin, con más de 50.000 empleados en todo el mundo, formada por más de un millar de empresas de todo tipo, entre ellas Virgin Mobile (telefonía Móvil), Virgin Atlántic (viajes en avión transoceánicos), Virgin Bride (trajes de novia), Virgin Trains (que recientemente ha adquirido más de 900 trenes ecológicos) o Virgin Galactic (turismo espacial, gastando menos combustible para todo un vuelo que lo que supone el consumo de un pasajero en un vuelo intercontinental).

A aquellos que queráis conocer el ejemplo de alguien que empezó desde bien abajo, os recomiendo leer “Hagámoslo, las claves del éxito del fundador de Virgin” de Richard Branson, que justo acabo de finalizar, y que me ha vuelto a encantar, extraordinario, sin palabras. Por dar a conocer algunas de las frases subrayadas mientras lo leía, hay van algunas.

“Quería abarcar cada experiencia y ayudar al mundo a ser un lugar mejor y más amable”

“estas palabras resumen lo que creo, no pierdas el tiempo, diviertete, quiere a tu familia. Como verás ganar dinero no está en la lista, yo no me propuse ser rico”

“¿De qué sirve contratar a gente brillante si no utilizas sus talentos?

“Puedo decidir sobre algo o alguien en sesenta segundos, confío más en mis instintos que en gruesos informes”

“Aunque escucho con atención a todos, decido solo y sencillamente lo hago. Creo en mi mismo y en mis metas, siempre intento ampliar mis horizontes sin perder mis ideales o las lecciones de integridad, honradez y respeto hacia otras personas”

“En la vida tiene sentido construir puentes incluso con tus peores enemigos”

“no crearemos un clima industrial y social diferente si la gente sencillamente echa la culpa a los demás”

“Siempre hay gente crítica y normalmente son a los que no se les ocurre ninguna solución”

“todos tenemos que trabajar duro para conseguir un mundo mejor. Esta es la única lección que tenemos que aprender, si queremos, literalmente, salvar el planeta”

Son muchas las frases llenas de mensaje que Branson transmite, conversaciones tenidas con Mandela, la reina Noor de Jordania, Mike Oldfield y tantos otros, además de sus innumerables aventuras de todo tipo, desde cruzar el atlántico en globo a muchas otras más descabelladas, pasando por el comienzo de su aventura empresarial hasta hoy. Sinceramente, maravilloso.

Una empresa no deja más legado por cuantas más personas trabajen para ella, conozco a empresas con varios diezmiles de empleados cuyo legado no irá más allá de una gran cantidad de inmobilizado, y que, probablemente encontrarán el cierre una vez su presidente deje de estar al mando. Sin embargo poder dejar un legado de acciones sociales, un equipo de 50.000 personas comprometidas con mejorar el bienestar del planeta y de sus habitantes, es algo que bien merece la pena. Pongo a Richard Branson de ejemplo cuando hablamos del lider visionario, aquel que inspira, apasiona y moviliza a las masas. Me consta que es uno de los líderes que más está haciendo por frenar el impacto del cambio climático y cambiar la realidad que vivimos, ya a sus sesenta años, le deseo muchos más.