Archivo del sitio

Como crear un movimiento. Lecciones sobre Liderazgo.

Podríamos estudiar el liderazgo desde muchos ángulos, pero el video que estás a punto de ver, lo ejemplifica todo en 3 minutos

Un líder necesita tener valor y coraje para empezar un movimiento solo y parecer ridículo. Si continua en su empeño y cree en aquello que hace, los primeros seguidores serán cruciales. Son los que transforman a un líder en líder.

Son ellos los que harán que aparezcan más seguidores. Para que un movimiento sea suficientemente viral, debe ser público, todo el mundo debe ver a los seguidores, la gente ya no seguirá al líder sino a los seguidores.

Y después de todo, llega un momento en el que no hay razones para no seguir a la multitud. En este caso, los que se arriesgan a parecer ridículos son los que no bailan.

¿Bailamos?

Anuncios

Un capítulo de mi nuevo libro

Después de las vacaciones, no se me ocurre mejor forma de desearte una feliz vuelta al trabajo que regalándote un capítulo del libro que acabo de finalizar. Espero que pronto esté en las librerías. Que tengas un feliz inicio!

Empezar a creer que es posible
Empieza por hacer lo necesario, después haz lo posible,  y de pronto…estarás haciendo lo imposible. SAN FRANCISCO DE ASIS

Hemos hablado de muchas razones que te hacen no conseguir objetivos, que te mantienen inmerso en un auto-sabotage más o menos continuo que te resta energía, calidad de vida y felicidad. Nos vamos a ir centrar en los siguientes capítulos del libro en todas aquellas cosas que puedes hacer para conseguir tus objetivos.
Como hemos visto, el entorno ofrece cierta influencia sobre nosotros. Esta influencia la mayor parte del tiempo no es consciente, ni malintencionada, sino que suele ser consciente y bienintencionada, sólo que, a nosotros cuando estamos tratando de conseguir nuestros objetivos, nos puede ser más un inconveniente que una ayuda.
Hemos hablado de la influencia de la tribu, de la familia y del guión de vida, de todo lo que te rodea y que te puede hacer posponer tus objetivos para cumplirlos más adelante, o en ocasiones nunca.
Sin embargo, todo esto no eres tú, ya que tú eres mucho más y tu capacidad de conseguir tener una vida satisfactoria es tan grande que cuando empieces a disfrutar de ella, querrás haber empezado antes.

El primer paso para empezar a conseguir tus objetivos y metas, es empezar a pensar que es posible, que tú tienes la posibilidad de conseguir aquello que deseas.

El miedo paraliza la vida

Si no eres capaz de dar este primer paso, tampoco lo serás de seguir adelante una vez que estés empezando a cumplir tus objetivos, por eso es tan importante que empieces a creer que otra realidad es posible.
Las creencias, como hemos dicho, son fuertes condicionamientos, sentimientos de certeza sobre nosotros mismos o sobre el mundo. Nos condicionan hasta tal punto que llegamos a pensar que la única realidad es aquella que coincide con nuestros patrones de pensamiento y comportamiento. El poder de las creencias es tan grande que ha hecho fracasar a millones de personas en el mundo, que mantiene presos en sus mentes a una gran parte de las personas de este planeta.
También es cierto que las creencias no siempre nos limitan, sino que pueden servirnos de trampolín y puente hacia nuestros objetivos
Pero, ¿Cómo se cambia de una creencia a otra? Para ello, te presento un pequeño modelo, que en unos pocos pasos te ayudará a dar el primer paso, cuestionar la creencia anterior o limitante y empezar a integrar una nueva creencia más posibilitante.
Para entender la diferencia entre ambas, una creencia que no me ayuda a conseguir mis objetivos es limitante, por ejemplo “nunca seré capaz de hablar bien en público”. Mientras que una posibilitadora me ayuda a conseguirlos “Cuando me preparo una charla, soy bastante bueno hablando en público”. La diferencia es la forma en la que una u otra me ayuda.

A veces, tienes que ser tu propio héroe

La cuestión principal para mejorar el cumplimiento de objetivos es cambiar nuestras creencias limitantes por otras que nos ofrezcan más posibilidades.
Herramienta práctica.
Modelo para el cambio de creencias

1. Compromiso con uno mismo
El primer paso para hacer posible una nueva realidad es estar comprometido con querer cambiar nuestra creencia actual, porque reconocemos que nos limita y nos resta capacidad, vitalidad y alegría. ¿Estás comprometido en querer cambiar esta creencia que te limita?

2.  Cuestionamiento de la creencia
Lo siguiente que tenemos que hacer es empezar a cuestionar nuestra actual creencia, empezar a dudar de ella, atreviéndonos por primera vez a sembrar la semilla de la duda sobre su veracidad. Respondiendo a las siguientes preguntas:
¿Estoy totalmente convencido de que lo que dice la creencia es cierto?
¿Siempre se cumple esta creencia?
¿Alguna vez no se ha cumplido?, ¿Cuando?

3. Dar valor a la anterior creencia
No podemos deshacernos de nuestras creencias con demasiada rapidez, recordemos que las creencias son pilares sobre los que nos sustentamos las personas, nos ayudan a tener un mapa de la realidad (aunque este mapa esté completamente desfasado)
Por lo tanto, dar valor a la creencia y reconocer las funciones que cumplía siempre será de utilidad antes de querer cambiar nada.
¿Qué función positiva y principal tenía esta creencia?
¿En qué momentos de mi vida me ha ayudado actuar según esta creencia?

4. Debilitamiento de la creencia
Sin embargo, y como reconoces que la creencia te resta capacidad y te limita a la hora de conseguir tus objetivos, será necesario poner en palabras algunas cosas.
¿Qué consecuencias negativas tiene para ti esa creencia?
¿Qué me he perdido por pensar así?
¿De qué hechos dispongo para demostrar que esta creencia no me ayudo a ser mejor en muchas ocasiones?

5. Orientarse hacia la nueva creencia.
Es momento de empezar a mirar en una nueva dirección, en una dirección en la que hay posibilidad, capacidad y éxito. Tienes que elegir una creencia que sea positiva y capacitadora para ti que te ayude a conseguir mejor tus objetivos. Por ejemplo, si la creencia “no soy un buen vendedor” te limita y quieres cambiarla, a lo mejor elegir una como “cuando me dejo ser yo mismo, conecto con mis clientes” es más positiva para ti, porque si la crees, conseguirás ser mejor en lo que haces.
¿Qué creencia me ayudaría a ser mejor?
¿Me siento capaz de poder “empezar a creer” en esta nueva creencia?

6. Ver las consecuencias de la nueva creencia.
Una vez que empezamos a creer que una nueva realidad es posible, conviene evaluarla un poco más de cerca.
¿Existe alguna objeción real por la cual no pueda adoptar esta nueva creencia?
¿Estoy dispuesto a asumir las posibles consecuencias que esta nueva forma de pensar tendría en mi entorno?

7. Da el primer paso.
Y como siempre, nada mejor que hacer algo al respecto, nada mejor que hacer una pequeña acción que te ayude a creer aún más en tus capacidades.
¿Qué podrías hacer la próxima semana para fortalecer aún más esta nueva forma de pensar?

Las 10 cosas que debes saber para dirigir equipos

1. Tendrás que crear una actitud favorable en el equipo. Normalmente tendemos a etiquetar a los equipos, “motivados”, “poco implicados”, y un largo etc…. sin embargo, se demuestra que un equipo responde a su líder en una gran medida, es decir, que el propio líder crea un sentimiento en el equipo mediante su actitud y comportamiento. Hay un dicho que dice “Los comportamientos que encuentras son un reflejo de tu actitud”. Los grandes líderes crean a su alrededor una actitud que favorece que el equipo y las personas consigan resultados.

2. Tendrás que hacer que otros consigan resultados. Los resultados no los consigues por ti mismo, los consigue tu equipo. De forma que tendrás que conseguir resultados a través de las personas, lo que quiere decir que tendrás que conocer como hacemos las personas para conseguir resultados, de qué depende nuestra motivación, implicación y actitud.

3. Tendrás que tomar decisiones difíciles. Es parte de tu trabajo y está incluido dentro de las funciones de tu puesto. Si no estás dispuesto a hacerlo, estarás poniendo en peligro al equipo al completo. La responsabilidad es respons-habilidad o HABILIDAD para RESPONDER

4. Tendrás que orientarte a la acción. Las estructuras se aplanan, de nada sirve ser un líder reflexivo, que no se pone manos a la obra para conseguir un objetivo en el menor tiempo posible. La reflexión es necesaria, pero te van a valorar por tu capacidad de conseguir objetivos.

5. Tendrás que lidiar con la complejidad. A medida que el mundo avanza, todo ocurre más rápido y se hace más complejo. Mientras que antes la complejidad y los procesos de cambio eran puntuales, ahora son la constante. Si estás dispuesto a estar en constante cambio y a navegar en aguas turbulentas, esto es lo tuyo.

6. Tendrás que autorregularte. El líder de un equipo en algunas ocasiones encuentra soledad, desánimo y además no tiene ningún hombro sobre el que llorar, esto hace que la capacidad del líder para autorregularse tiene que ser mayor. Aunque hay que evitar la conocida “soledad del líder”, si es cierto que tu rol te puede hacer ser percibido de forma diferente y tienes que ser consciente de esto.

7. Tendrás que orientarte al desarrollo. De nada sirve que en tu equipo las personas hagan lo que tu les dices si en realidad no tienen la autonomía, ni posibilidades de desarrollo. El equipo es más potente que la suma de las partes, los equipos que actúan con autonomía, responsabilidad y creatividad, son aquellos orientados al desarrollo. Decía Ralph Nader que la función del líder no es tener más seguidores, sino crear más líderes.

8. Tendrás que cambiar la mirada. Podemos mirar a los demás desde la capacidad o desde la incapacidad, si los miramos desde la capacidad encontraremos personas capaces a nuestro alrededor. El mejor líder consigue que las personas se sientan capaces y no duda de su capacidad.

9. Tendrás que aprender a lidiar con las dinámicas del grupo. Conocer los grupos, sus fases, roles, disfunciones, saber como hacer para que las personas trabajen juntas de forma óptima. Es muy sencillo llevar a cabo un único proyecto, pero cuando estamos años trabajando juntos, aparecen dinámicas ocultas en los equipos, conflictos que en muchos casos destruyen una gran cantidad de energía.

10. Tendrás que tener paciencia. El liderazgo es una carrera de fondo, de nada sirve querer ir muy deprisa, actúa de forma estratégica y ves avanzando paso a paso. Como decía Shackleton, “no pierdas de vista la última meta, pero concéntrate en objetivos a corto plazo”.

Qué tengas un gran día.

Entrevista para el Diario S.XXI

Hace unos días me entrevistó Guillermo Peris el Director del Diario S.XXI, un periódico plural e independiente. Si quieres acceder a la entrevista pincha el siguiente link:

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/85101/si-no-estas-dispuesto-a-ser-el-mejor-ejemplo-en-tu-empresa-no-estas-preparado-para-liderar

Rompe con la mediocridad

Vivimos tiempos de retos, desafíos y constantes cambios, en estos tiempos, sólo aquellas empresas que sobresalgan, sólo aquellos profesionales que lo hagan de forma extraordinaria serán los que aseguren su plaza en los próximos años.

No hace falta hacer un estudio de mercado, para ver que muchas empresas no tienen buenos indicadores económicos, pero tampoco los tienen internamente, es decir “de puertas para adentro”. Basta con ir a tomar un café a muchos lugares para ver como es el servicio al cliente, con conversar con algunos empresarios para comprobar la calidad directiva de muchas empresas, con conocer algunas empresas para comprobar como es su clima laboral, la generación de ideas, la creatividad y la innovación… vivimos en un mundo lleno de mediocridad? la respuesta es: empresarialmente SI.

La buena noticia es que podemos salir de ahí, al menos si queremos ser protagonistas en la Nueva Economía. Pero ¿Qué es la mediocridad?:

-La mediocridad es no tratar a cada cliente como si fuera único, especial y auténtico.

-La mediocridad es dirigir un equipo de personas y no conseguir apasionarlos.

-La mediocridad es no sacar lo mejor de aquellos que te acompañan en este viaje.

-La mediocridad es caer en la rutina y perder el entusiasmo

-La mediocridad es permitir que la jornada laboral pase sin haber conseguido tus objetivos.

-La mediocridad es estar tan centrados en el “hoy” que nos olvidamos del “mañana”. Visión a Largo Plazo.

-La mediocridad es conformarnos con un trabajo a medias, con algo mal acabado, en lugar de entrgar un trabajo excelente.

-La mediocridad es creer que alguien o algo vendrá y nos salvará, Europa, Nuevos clientes, etc… sin ir nosotros a buscar la solucion…

Si analizamos la vida de aquellas personas que han contribuido a cambiar el mundo que vivían, veremos que siempre han estado alejados de la mediocridad, Gandhi, Mandela, Madre Teresa, Luther King… Son muchos los ejemplos a nivel empresarial y deportivo que merece la pena revisar para saber lo que quiere decir hacer un trabajo extraordinario: por favor, toma unos minutos para ver estos videos – Richard Branson, Rafa Nadal, Ernest Shackleton, Benjamin Zander  y tantos otros… si algo merece la pena es despertarse cada día para hacer un trabajo extraordinario.

Si algo nos pone de relieve la situación socio-económica actual es que necesitamos CREER en nosotros mismos, en nuestras capacidades, en todo lo que nos ha hecho ser quienes somos, volver a ilusionarnos, porque una vida sin ilusión no sabe a nada, porque una empresa sin ilusión no tiene un corazón que lata y que mueva la energía y la pasión de las personas que la forman. Lo diré una vez más, por favor: Rompe con la Mediocridad.

Mi ultimo proyecto es cerrar…

“Mi último proyecto es cerrar la empresa” Escuchaba estas palabras en boca del director de una empresa.  La última misión que le habían encomendado a este profesional con más de treinta años de experiencia, desde la central en el extranjero, era cerrar su delegación y luego despedirse a él mismo. No pude hacer más que quitarme el sombrero y reconocer la valentía y la serenidad de este profesional, pero también al mismo tiempo la de tantas personas que cada día eligen ser parte de la solución y no del problema.

Un plazo de tiempo suficiente (tres meses) y la misión de despedir a la plantilla de varias decenas de empleados, cerrar cuentas, y por último despedirse a él mismo. Ha sido un momento valioso el compartido junto a este profesional, que con emoción y  extraordinaria serenidad, describía como se iba a quedar sin empleo en pocos meses, después de un par de décadas en la empresa.

De alguna forma me ha recordado al capitán del Titanic, o ese capitán de barco que todos imaginamos alguna vez, hundiéndose el último, después del barco. Son muchas las personas que están sufriendo cambios en estos tiempos, nadie sabe cuantos ni hasta cuando, pero lo que sí que podemos hacer aquellos que nos encontramos, por suerte trabajando a pleno pulmón, es apoyar, dar aliento y colaborar desde nuestra aportación para que nuestro tejido empresarial se reinvente, para que como pais encontremos una nueva forma de hacer empresa.

“Conviértete en el cambio que deseas ver en el mundo” decía Gandhí, es momento de abandonar la queja, lo único que se puede hacer por cambiar el mundo es que cada uno cambie su mundo.

Mis mejores deseos,

César Piqueras

Cuida tu sabio interior

He comprobado varias veces el efecto de los medios de comunicación y el entorno sobre mi rendimiento, motivación y productividad. Sin ir más lejos, ayer un par de  horas antes de un programa de formación para un equipo comercial estuve viendo parte del telediario del mediodía. Antes de 5 minutos notaba dentro de mi una sensación nada cómoda que me pedía a gritos que dejara de ver tantas noticias negativas, cambié de canal y me quedé con una entrevista a un catedrático que hablaba sobre economía (en la 2), más de lo mismo durante casi 15 minutos, negatividad, pesimismo, crisis… desgraciadamente me olvidé de cambiar de canal.

Media hora después me descubrí a mi mismo alojando varios pensamientos negativos sobre el futuro, algo que no me ocurría hacía bastante tiempo. En seguida me dí cuenta de que los pensamientos no habían venido por sí solos, sino como respuesta a todo lo que mi cerebro había estado procesando unos minutos antes mientras veía las noticias.

Es fácil tener mejores resultados, cuida tu entorno, cuida de tu sabio interior. Hay personas con las que después de hablar 5 minutos acabas completamente contagiado de malas noticias, falta de motivación y queja o reactividad (lo contrario a la proactividad), sin embargo con otras después de 5 minutos de conversación te contagian entusiasmo, pasión, posibilidades… ¿Qué los diferencia?

Mi pregunta para tí es ¿Quieres ser un agente del cambio o te quieres quedar anclado a la queja?. Nada te va a sacar de donde estés, nada ni nadie va a cambiar tus resultados empresariales, nada va a hacer que mejoren tus ventas, situación económica u otros. El único que puede hacerlo eres tú. Tu sabio interior en definitiva te va a devolver lo que le des. El cerebro procesa información, la almacena y aprende. De esta forma estamos casi constantemente aprendiendo mientras vemos cada vez noticias más morbosas, sangrientas y otras incluso con poco sentido o valor real (vease la última hornada de programas del corazón, islas de famosos, etc…). El problema es que de poco sirve lo que aprendemos cuando no nos ofrece nuevas ideas, proyectos, posibilidades para poner en práctica.

¿Quieres más motivación?

-Aléjate de lo que te desmotiva, elije ver sólo lo que te puede ayudar a ser mejor cada día. Apaga el televisor más a menudo.

-Cuando alguien empiece a hablarte de lo mal que están las cosas, aléjate! (mantente lejos de los vampiros de energía)

-Lee a los grandes, biografías de Mandela, Gandhi, R.Brandson, M.Teresa, V.Frankl, E. Shackleton y muchas más de personas que consiguieron cambiar la realidad en momentos difíciles.

-Si quieres quejarte, HAZLO, pero acota el tiempo y hazlo de verdad. Quince minutos de queja constante y luego se acabo. fin de la queja. No permitas que la queja se cuele en tu día a día, conversaciones, pensamientos.

-Piensa más a menudo que la realidad no existe, que cada uno tiene la suya. Hay quien ve escasez y hay quien ve abundancia en el mismo escenario. ¿Quién elijes ser?

¿Dónde está el liderazgo?

Algunas personas confunden liderazgo con dirección, sin embargo el mejor de los dirigentes de un pais puede ser un pobre ejemplo de liderazgo. El liderazgo está dentro de cada persona, no se puede comprar o negociar. El liderazgo es una cualidad que podemos ver en cada persona con la que interactuemos, pero que sólo podremos ver, cuando la reconozcamos en nosotros mismos

Un líder no es más líder por el número de seguidores que tiene, sino por su capacidad para ser congruente consigo mismo, para ser auténtico, por lo tanto, todos podemos ser líderes, todos y todas. Cuanto más nos acostumbremos a mirar a las personas como líderes más líderes veremos a nuestro alrededor. Cuando una sociedad carece de liderazgo auténtico todos sus sistemas acaban por no funcionar, el liderazgo auténtico está relacionado con la capacidad de creer en nosotros mismos y con la bondad en cada acto que realizamos.

Es muy fácil perder autenticidad, cada acto que carece de bondad nos resta autenticidad, además de credibilidad ante todas las personas que nos rodean. Quizás una de las mejores salidas a cualquier situación, sea la vuelta a valores tan necesarios como la bondad, la autenticidad y la transcendencia en todo lo que hacemos. Sabrás que has conseguido liderazgo cuando consigas ver más líderes a tu alrededor, cuando cada día puedas mirar al líder que se esconde detrás de la máscara que llevamos puesta.

Si no consigues ver el líderazgo dentro de cada persona que te rodea, es porque quizás todavía no hayas reconocido al líder que vive dentro de ti.

Mis mejores deseos