Archivo del sitio

¿Eres de mucho vender?

Si tú o tu empresa sois de hacer muchos esfuerzos comerciales, creo que deberíais de plantearos algo realmente importante. Tengo la suerte de compartir muchos días con equipos comerciales y si algo tengo claro, es que los mejores equipos comerciales no son aquellos que se dejan todos los días la piel vendiendo, sino los que consiguen la fidelidad de sus clientes.

En muchas ocasiones vendemos productos o servicios con poco valor añadido, lo que hace que nuestros clientes no sean fieles a nosotros, y por lo  tanto que tengamos que estar buscando nuevos clientes continuamente.

estrategia comercial

Si eres de mucho vender, pregúntate ¿Qué estamos haciendo mal? porque a lo mejor la satisfacción del cliente es tan poca, que no repite tus servicios.

Si eres de mucho vender, puede ser también porque no te lleguen clientes referenciados por otros, es decir que el efecto boca-oreja, no se produzca.

Mi fórmula hacia las relaciones comerciales siempre irá encaminada a la fidelización. Es mucho más sencillo vender a un cliente actual que a uno potencial (dicen que hasta 10 veces más sencillo). Siendo así, la pregunta no es ¿Porqué no hacemos más clientes?, sino ¿Porqué se nos van los clientes?….

A veces no sabemos:  Dar valor añadido, Diferenciarnos, Crear una experiencia positiva para nuestros clientes. ¿Cómo podemos mejorar la experiencia del cliente?
Vender cuesta, lo sé. Pero si te estás dejando la piel y las cosas nunca parecen fluir, algo va mal. Tienes que repensar la estrategia de marketing, el diseño o valor añadido del producto, la diferenciación, potenciar las habilidades de la red comercial.

Sé que en un mundo utópico, nuestro producto se debería de vender sólo, pero cómo no es así, tenemos que hacer esfuerzos comerciales… es tiempo de repensar cómo lo estamos haciendo, todo es susceptible de ser mejorado.

Te invito a venir al seminario “Los 7 Errores que cometemos al vender” que realizaré el próximo 24 de Octubre. Puedes ver detalles aquí

Keep walking.

Anuncios

Seducción

A veces confundimos seducir con presionar, a veces nos olvidamos de que la presión ejercida sobre alguien, y sobre todo con nuestros clientes, no es más que una forma de conseguir que estos se alejen todavía más de nosotros. En el día a día, más vale que nos entrenemos en conseguir objetivos a través de la seducción, que a través de la presión. El vendedor que seduce, atrae, y por lo tanto, sus clientes le compran.

La seducción es el acto de seducir, de inducir y persuadir a alguien. Cuando nos referimos a la función comercial que muchas empresas realizan cada día, nos damos cuenta de que la seducción está visible en cada acción. La seducción no tiene nada que ver con enseñarlo todo, con darlo todo. La seducción, como bien sabemos, tiene más que ver con enseñar parcialmente, crear expectativas, para que nuestros clientes sean quienes se sientan atraidos por nuestros productos o servicios. Recuerda la forma de seducir de uno/a de tus mejores actores / actrices… enseña solo un poco!

www.excelitas.es

Podemos realizar todo un plan de marketing basado en la seducción y  otro basado en la presión. Lo cierto es que mientras seducimos, nos sentimos mejor, nuestra autoestima mejora y tenemos una mayor autoeficacia (cuanto creemos en nuestras propias capacidades). Sin embargo cuando presionamos, sabemos que no podemos llegar muy lejos, ya que nos cansaremos de ir persiguiendo a nuestros clientes, que huyen de nosotros. Tenemos que aprender a sugerir, a inducir estados en otros para así poder influir, la presión es la enemiga de la venta hoy día.

Las mejores compañías se esfuerzan en aportar valor a sus clientes a través de distintas estrategias, de marca, de producto, servicio, post-venta, fidelización, prestigio, innovación… y un largo etcétera. Ésa es también una forma de seducir, en el momento en que hemos dejado de aportar valor mediante la diferenciación del servicio que prestamos, y de la empresa a la que representamos, nos cuesta mucho más ser capaces de ganarnos la confianza de nuestros clientes.

Suelo descubrir en grupos de comerciales con los que trabajo, que la asignatura pendiente es la seducción, quizá sea momento de empezar a aprender a vender desde otra perspectiva, recuerda “haz que te compren, olvídate de vender”

Que tengas un buen día,