Archivo del sitio

Nuestra respuesta frente al estrés laboral

El estrés laboral tiene un impacto diferente en unas u otras personas. Dos personas sometidas al mismo número de estresores reaccionan de distinta forma. Lo cierto, es que aunque en los últimos años nuestro grado de estrés ha aumentado considerablemente, todavía no sabemos protegernos del todo ni limitar los efectos de éste.

Mucha gente vive las horas de vigilia en constante estado de excitación o estrés, para ellos todo se convierte en una emergencia. El cerebro les funciona demasiado rápido, con lo que sobrecargan al propio sistema. Tenemos que tener en cuenta que la respuesta al estrés puede activarse con un simple pensamiento, de ahí la importancia de mejorar nuestra salud mental, de tener una mayor conciencia plena o mindfulness mientras hacemos algo.

curso gestión del tiempo

Cuando tenemos este ritmo tan acelerado de trabajo, en nuestro cuerpo se genera un cóctel poco sano de sustancias químicas del estrés que altera el equilibrio de nuestro cuerpo. En nuestro cerebro unas partes se coordinan peor con otras, deja de haber una buena comunicación entre ellas y empiezan a funcionar por separado. Esto hace que a nuestro cuerpo le llegen mensajes equivocados, al sistema nervioso y sistemas fisiológicos, el cuerpo se altera y acaba apareciendo la enfermedad.

Un nivel de estrés demasiado alto, que no conseguimos mantener fuera de nosotros, nos causa problemas con nuestro corazón (arritmias y tensión arterial alta), digestiones alteradas, y un sistema inmunológico debilitado.

Es algo que todos conocemos, pero a lo que muy pocos ponemos remedio. Está en tu mano ser permeable al estrés. Te presento tres tipos de intervenciones muy sencillas que ponemos en práctica y en las que profundizaremos en siguientes post.

1. Rediseña tu puesto de trabajo para eliminar estresores.

2. Aprende habilidades para gestionar el estrés, gestionar el tiempo y la ansiedad. De forma que seas menos permeable a éste, es decir que te afecte menos.

3. Elimina el estrés de tu cuerpo. Ejercicio físico, desconectar, soñar! reir! …

El estrés laboral es una enfermedad demasiado común a la que se puede poner remedio, está en tu mano.

Keep walking

 

¿Por donde empiezo? Problemas con la gestión de tu tiempo

Es habitual que después de volver de vacaciones, tengas multitud de cosas que hacer, tantas, que en el primer día a la vuelta de vacaciones, no vayas a resolver ninguna de ellas. ¿Te ha pasado eso de tener la sensación de estar recibiendo tareas y más tareas, sin que te de tiempo a ejecutar ninguna? Es algo que nos suele ocurrir, pero también algo que merma nuestra productividad enormemente, ya que perdemos muchas horas entre que decidimos que hacer y que no.

La solución una vez más en Gestión del Tiempo, es organizarse, planificar y ejecutar lo importante. Habrás empezado esta semana con muchas cosas por hacer en la agenda, sin embargo un montón de asuntos emergentes siguen saliendo a la luz y llaman tu atención para ser resueltos, si te dedicas de lleno a ellos, es probable que acabes el día con la sensación de no haber hecho nada, y de haber vuelto de vacaciones con tres veces más trabajo del que te fuiste.

Ahí van algunos consejos:

1.Lo primero que debes saber es que es normal, buscamos cualquier excusa para no centrarnos en lo realmente importante.

2. Evita conversar demasiado con aquellas personas que también a la vuelta de vacaciones y por no centrarse en lo realmente importante evitan que los demás hagan también su trabajo hablando de cualquier cosa (o de lo mal que va todo).

3. Céntrate en dos o tres tareas prioritarias para el día, y lánzate a por ellas, tu objetivo hoy es finalizarlas.

4. Con los imprevistos que saldrán, atiéndelos, pero no los ejecutes, anótalos en tu agenda y ponle fecha y hora. Hoy no lo puedes solucionar todo. Y si piensas que es así, recuerda “el que mucho abarca poco aprieta”.

5. Como después de vacaciones habrás llegado algo desentrenado, no te exijas demasiado, simplemente céntrate en hacer lo mejor que puedas cada tarea, en un par de días, estarás a pleno pulmon, as usual!

Que tengas un gran día.

 

¿ideation or execution? o el artesano y el mago

Hace tiempo que vengo dándole vueltas a este tema, el de las ideas o el de la ejecución, dos procesos totalmente distintos que son necesarios llevar a cabo por la mayoría de profesionales. Las ideas sin ejecución de las mismas no son nada, la ejecución de una idea mediocre, desmotiva, desmoraliza y hace que el resultado sea desastroso.

El otro día hablando con un amigo me dijo “tú eres muy tierra y además bastante aire, a mí me pasa que soy muy aire”, la verdad es que no estoy demasiado enterado de como los cuatro elementos, se relacionan con la personalidad. Según deduje en aquel momento, ser tierra lo relaciono con la labor del artesano, con la ejecución de algo concreto.

El trabajo del artesano es constante, a veces repetitivo, concreto y siguiendo una rutina de ejecución para que se pueda llevar a cabo.

Ser aire está más relacionado con la capacidad de fluir, como lo hace el aire por todos los lugares, desde la tierra al cielo, a diferentes velocidades e intensidades. Podríamos decir que en el aire están las ideas que todavía no se han llevado a cabo, estaría relacionado con la labor del mago.

El mago simboliza a puesta en escena de la parte creativa de nosotros mismos, soñadora, innovadora y idealista, a veces utópica por que no. Un mago no necesita de la concreción del artesano, de la rutina, de la exactitud, un mago se mueve en el terreno de las pasiones, de la magia y del mundo fantástico

Se puede observar, por tanto, que mientras que el artesano trabaja principalmente con el hemisferio izquierdo del cerebro (racional, lineal, rutinario, lógico), el mago lo hace con el hemisferio derecho (emocional, pasional, creativo, idealista, no-lineal), de forma que nuestra creatividad y productividad personal, está ligada a estos dos símbolos, mago y artesano, o como mi amigo decía “tierra y aire”.

¿Y tú? ¿eres mago o artesano? ¿o ambas cosas?… lo cierto es que cada persona se desenvolverá mejor en uno u otro terreno, pero si he comprobado que aquellas personas que no sólo tienen buenas ideas, sino que además las saben llevar a cabo son las que acaban teniendo mayor productividad y éxito personal. En un mercado laboral que nos requiere ser multitarea, y trabajando en equipos multidisciplinares, no cabe duda de hay que cultivar tanto al humilde artesano como al fantástico mago dentro de nosotros.

Hay muchas formas de desarrollar a cada uno de estos personajes, a veces uno piensa que el entorno de trabajo es el más adecuado para ambos, pero la mayoría de veces no es así, ni permite al mago crear, ni al artesano trabajar.¿Dónde puede crear el mago? En lugares inspiradores, en los que el tiempo no sea un problema y en los que pueda retirarse a estar consigo mismo. Cada vez que empiezo un libro paso un día en una ciudad distinta, de forma que me paseo por sus calles, visito sus bares y me imbuyo del olor y la personalidad del lugar, luego me siento en la terraza de una cafetería y el mago empieza a crear, en un par de horas se crea el boceto en una página de lo que será en menos de un año un libro en las librerías.

¿Dónde produce el artesano? El artesano se maneja mejor en la rutina, lo cotidiano. Mi forma de escribir es así, una rutina diaria, bien sea de 8 a 14h entre semana o todo el día, pero llevando la misma rutina. El lugar, un monasterio en el que poder disfrutar del silencio y la paz, un despacho tranquilo, casa de campo, etc… siempre con concreción, exactitud, objetivos diarios, método. Si no fuera por el artesano no habría llevado a cabo casi ningún proyecto profesional en mi vida, y si no fuera por el mago estos proyectos no se me hubieran ocurrido.

¿Qué ocurre en nuestro día a día laboral? Sencillamente, que no permite que estas dos figuras tengan espacios y tiempos adecuados. No solemos retirarnos a ningún lugar a idear un plan estratégico, sino que lo hacemos en un día cualquiera, en la aburrida sala de reuniones de la oficina, un lugar que anula cualquier intento del mago por crear. Y luego para llevar nuestro plan  a cabo lo hacemos en un constante trabajus interruptus, entre compañeros que nos solicitan, reuniones bastante improductivas, gente hablando, etc… el artesano no puede trabajar así.

Quizá el entorno de trabajo se tenga que re-pensar en un futuro y adaptar a estas dos figuras, por un lado poder imaginar, por otro poder ejecutar lo imaginado y está claro que la mayoría de las empresas que conocemos no pasan este exámen. Me gustaría acabar con algunos consejos muy sencillos:

  • Para incentivar al mago que hay en cada persona, crea espacios para que emerja la creatividad, salas de reuniones especiales, oficinas atípicas.
  • Lo realmente importante como un plan estratégico, hazlo retirado en algún lugar inspirador, mezcla la naturaleza o el mar, la buena mesa y a tu equipo y tendrás motivación, implicación y buenas ideas.
  • Encuentra lugares para poder ejecutar. Considera el teletrabajo como una forma de poder autogestionarse el tiempo y trabajar por objetivos desde otro lugar que no sea la oficina.
  • Crea ciertas normas en tu oficina para evitar las interrupciones, uno de mis clientes tiene encima de la mesa un vaso verde o rojo dependiendo de si sus compañeros le pueden interrumpir o no.
  • Trabaja por objetivos, se metodológico. Planifica jornadas de trabajo y ¡cumple!. Una de las sensaciones más desalentadoras es no llegar a cumplir con lo que te habías propuesto

Decía un viejo texto que hay un tiempo para llegar y otro para salir, un tiempo para sembrar y otro para recoger, un tiempo para abrir y otro para cerrar. Al igual, dentro de cada uno de nosotros hay un tiempo para idear y otro para ejecutar, no confundas los tiempos, deja que cada personaje se exprese dentro de ti, al fin y al cabo hay un artesano dentro de ti y también un mago esperando darte las mejores ideas.

Mis mejores deseos. César Piqueras