Archivo del sitio

¿Empezamos a remar juntos?

Llevamos cinco años de malas noticias, de pesimismo generalizado y de indicadores que no hacen más que empeorar. Pero, ¿Estamos viendo toda la realidad? NO.

La realidad es muy diferente, sólo que desde nuestras gafas empañadas de negatividad, es difícil ver la luz al final del tunel, lo vemos todo oscuro y pensamos que no hay salida. Nos hemos empequeñecido y lo peor, pérdido confianza en nosotros mismos ¿Hasta cuando vas a llevar esas gafas?

Acabo de ver el video de Grant Thornton sobre España (al final del post), es inspirador, la lástima es que tengan que venir de fuera a decirnos lo que nosotros ya sabemos… pero que hemos olvidado ¿porqué lo hemos olvidado?, ¿Porqué no queremos mirar a la luz, en lugar de a la oscuridad? El miedo es un mal compañero de viaje y un pais con miedo no avanza, sin embargo de tí, de mi, de nosotros depende empezar a remar juntos. Un barco sólo puede avanzar si remamos en la misma dirección, tú, yo, nosotros.

Es posible que al leer esto digas, “ya, pero con el paro que tenemos”, “ya, pero con la cantidad de corrupción que hay en este pais”, “ya, pero con los políticos que tenemos”… Sabes.. NO HE CONOCIDO A NADIE QUE HAYA CAMBIADO EL MUNDO QUEJÁNDOSE. Y si no hacemos todos lo máximo que podamos, algún día nos podremos arrepentir. Tenemos que superar nuestras expectativas, todos tenemos que superar nuestras expectativas. Lleguemos hasta donde lleguemos, haz lo máximo que puedas, elimina la queja de tu vocabulario, construye, denuncia las injusticias si es necesario, pero construye, dialoga y avanza, haznos avanzar, tú, yo, nosotros.

Somos un pais lleno de oportunidades, de eso estoy convencido. Excélitas Global, la empresa que dirijo empezó su actividad en el 2007, todo empezaba a ir mal en nuestro entorno socio-económico en el 2007, pero nosotros no podíamos permitirnos una crisis, decidimos que esa palabra ya era suficientemente negativa para excusarnos en ella, para ponerla como excusa cada vez que las cosas no fueran todo lo bien que quisiéramos. Desde entonces lo único que hemos encontrado son OPORTUNIDADES, y hay mucho por hacer en este pais, mucho. Pero las oportunidades no están a la vuelta de la esquina, hay que ir a buscarlas a donde haga falta y sobre todo, HAY QUE QUITARSE LAS GAFAS QUE LLEVAMOS, no reflejan la realidad. Ver el mundo con otros ojos, con los ojos de la posibilidad y en entusiasmo por ayudar a que seamos cada vez mejores, tú, yo, nosotros…

Ver video en youtube http://www.youtube.com/watch?v=WwbyXTz7Uto

 

Lecciones sobre la Adversidad

Ayer tuve la oportunidad de concretar algunas técnicas sobre Gestión de la Adversidad mientras salía a correr a mediodía, en un descanso de trabajo. Me di cuenta, una vez había recorrido los treinta minutos de ida de mi recorrido, que mi tensión había bajado considerablemente, que el calor era sofocante (impropio de está época), y que además, estaba algo desentrenado después de algunas semanas sin practicar este deporte y habiendo practicado demasiado tenis y paddle.

Son múltiples las ocasiones en la que la vida profesional y personal nos pone a prueba. El contexto empresarial en el que nos movemos, puede ser bastante difícil, complejo y adverso en algunas ocasiones y todos los profesionales necesitamos de técnicas que nos ayuden a superar las situaciones adversas, nuestras empresas lo necesitan.

Ahí van mis aprendizajes, por si te pueden ayudar:

-Una vez que te enfrentas a la situación adversa lo primero es reconocerla y saber que esta situación es atípica, que no hay otra opción que salir de ella. En mi caso tomé conciencia de mi estado y me dije que iba a utilizar dicha situación para ponerme a prueba con la adversidad, volver andando no era una opción (a no ser que mi salud corriera peligro en serio). En una empresa la técnica puede ser simplemente sacar a relucir la situación, hablar objetivamente sobre ella en foros de intercambio y reuniones.

-Una vez estás en la adversidad, cuida tu diálogo interior. En mi caso dejé de decirme “Uf… hoy no era buen día para salir a correr”, por “Estoy cuidando mi salud”. Un mensaje que me repetía constantemente en el camino de vuelta mientras corría.

-En las situaciones más críticas, desvía tu atención. En algunas ocasiones, cuando peor lo puedas estar pasando, te recomiendo elegir otros pensamientos, para que desvíen tu atención del dolor físico o mental que puedas estar sufriendo. En mi caso, pensar en siguientes proyectos empresariales, generó una cadena de pensamientos que hizo que el trayecto de vuelta fuera más sencillo.

-Céntrate en metas a corto plazo. En la adversidad, no tenemos que mirar constantemente a cuanto nos falta para llegar a nuestra meta, sino más bien centrarnos en objetivos a corto plazo. En mi caso, mi objetivo no era completar la carrera, sino más bien llegar a la piedra que en el camino estaba a cinco metros de mi, y luego a la siguiente, y a la siguiente… hasta que llegué, con muchos aprendizajes eso sí. En el viaje de Shackleton a la Antártida, este decía “no pierdas de vista el objetivo final, pero céntrate en conseguir objetivos a corto plazo”

En general tenemos mucho que aprender sobre la adversidad, el deporte genera un contexto adecuado en el que nos ponemos a prueba, pero cualquier situación de tu vida personal o profesional nos puede servir. En lugar de pelearnos con la situación adversa, aprender de ella, generar aprendizaje a través de ella. Es importante además, educar a nuestros hijos a gestionar la adversidad, pues en ella también deberán moverse en su madurez, tolerar la frustración, lo complejo, lo que no llegan a entender.

Dicen que las situaciones tan difíciles que vivimos, no son más que nuestros maestros en la vida, en todas ellas se esconden secretos sobre nosotros mismos, aprendizajes que llevaremos siempre con nosotros.

Que tengas un gran día, Un abrazo,

 

El día que me enamoré de las subidas

No empecé a disfrutar de los viajes en bicicleta de montaña hasta que me enamoré de las subidas. En mis primeros recorridos, acostumbraba a esperar a que llegara una llanura en la que pedalear libremente, o mejor todavía, una bajada, en la que el pedaleo cesara y pudiera sentir como el viento acariciaba mi rostro a medida que la altura descendía. Sin embargo, pasados los veinte minutos que suele durar la bajada de un desnivel considerable, llegaba de nuevo a mi la sensación de desazón porque se habia terminado lo mejor de la ruta y volvía una subida de una o dos horas de duración. Me enamoré de este deporte el día en que aprendí a disfrutar de las subidas, de hecho el ochenta por ciento de una ruta o viaje estás subiendo, por lo que más le vale al que lo practica que aprenda a cogerle el gusto. Ahora cuanto mayor es la subida, mejor, me digo a mi mismo, ¡¡Fascinante!!!

Reflexionando sobre mis viajes en bicicleta de montaña y su aplicación al entorno empresarial, me llegan un sinfin de pensamientos. Entre ellos, la idea de abrazar la incertidumbre, el cambio y la complejidad, de “enamorarse” de ellos, pues son parte, sin duda, del entramado en el que las empresas nos movemos. Un profesional que no disfrute de los tiempos de dificultad será altamente infeliz, porque es lo que nos encontramos la mayoría de empresas a lo largo de nuestra trayectoria. Sin embargo, alguien que abrace lo complejo tendrá muchas más opciones de disfrutar, incluso en tiempos difíciles como los actuales. Aún así, siempre es bueno dejar un espacio para la queja y sentir el desasosiego, pero una vez pasados estos… a subir.

La metáfora que me viene a la cabeza es siembra, siembra, siembra… sin preocuparte de cuando recogerás. Si eres vendedor, siembra. Si eres un empresario que acaba de empezar un nuevo proyecto, siembra. Si acabas de llegar de vacaciones y estás desubicado, siembra. Si estás afrontando serias dificultades, siembra.

No dejes de sembrar, la cosecha, al igual que la bajada, vendrá algún día, pero eso sí, será efímera, delgada y seductora. Seductora, porque siempre te querrás quedar apegado a ella, confluyendo con ella. Esta idea de quedarse anclados a los momentos más placenteros, es más una invención que entre todos hemos intentado crear, la búsqueda del placer constante en la que se basa una buena parte de nuestro modelo socio-económico. Sin embargo, por mi experiencia, aunque la vida tiene las mismas subidas que bajadas, la subida dura más tiempo y en ella se suda más.  Por lo que no nos queda otra que aprender a ser felices, incluso en las subidas. Y recuerda, la próxima vez que tengas una fuerte subida frente a tí, di ¡Fascinante!

Espero verte subiendo a mi lado. Un abrazo.

César Piqueras