Archivo del sitio

Técnicas comerciales, la venta en pequeñas dosis

Viendo el éxito que han tenido anteriores post sobre técnicas comerciales del libro “365 Técnicas Comerciales” me permito hoy regalarte cuatro más, espero que te sean de utilidad.

45. Hoy sabré cuándo cerrar

¿Cuándo cerrar una venta? La venta se debe cerrar cuando ya se hayan tratado todos los puntos de importancia, como forma pago, entrega, condiciones, etcétera. Además, se debe cerrar cuando hayamos presentado una solución con todos los detalles necesarios y cuando el cliente se encuentre comprometido con la compra. Cerrar antes de tiempo provoca la mayoría de quejas y reclamaciones de hoy en día.

62. Hoy soltaré el lastre

Son muchas las cadenas que me anclan al pasado, al fracaso y a las situaciones más difíciles que he vivido en la venta. Sin embargo, hoy sólo existe el presente, mis condicionamientos, las limitaciones percibidas y los juicios sobre el pasado no están aquí. La derrota es un recuerdo, no existe en la vida real. Como recuerdo que es, la puedo soltar. Hoy puedo elegir el triunfo en lugar de la derrota, hoy soltaré el lastre de una vez.

técnicas de venta

66. Hoy sabré lo más importante en negociación

En ocasiones, mientras estamos en una negociación, perdemos el guión, no encontramos argumentos o no vemos la forma de hacer entrar en razón a la otra parte. En negociación hay una ley de oro: más importante que la negociación es la preparación. Un vendedor bien preparado a la hora de hacer una negociación tendrá todas las posibilidades de tener éxito.

88. Hoy no olvidaré la gran verdad de las ventas

Cada día al levantarme decido repetirme un mantra, es lo que he llamado la gran verdad: a las personas les molesta mucho que les vendan; sin embargo, les gusta mucho comprar. Mi misión no es vender, es que me compren. Las formas de conseguir una u otra cosa son bien distintas. Para vender debo presionar, para que me compren debo ser atractivo para mi cliente.

Son muchas las redes comerciales que están utilizando 365 Técnicas Comerciales como libro de cabecera, incluso algunas ya lo han personalizado para sus clientes y vendedores, ya que Plataforma Editorial permite que se pueda hacer una edición especial con el logotipo de una empresa o institución.

Keep walking

Anuncios

Un capítulo de mi nuevo libro

Después de las vacaciones, no se me ocurre mejor forma de desearte una feliz vuelta al trabajo que regalándote un capítulo del libro que acabo de finalizar. Espero que pronto esté en las librerías. Que tengas un feliz inicio!

Empezar a creer que es posible
Empieza por hacer lo necesario, después haz lo posible,  y de pronto…estarás haciendo lo imposible. SAN FRANCISCO DE ASIS

Hemos hablado de muchas razones que te hacen no conseguir objetivos, que te mantienen inmerso en un auto-sabotage más o menos continuo que te resta energía, calidad de vida y felicidad. Nos vamos a ir centrar en los siguientes capítulos del libro en todas aquellas cosas que puedes hacer para conseguir tus objetivos.
Como hemos visto, el entorno ofrece cierta influencia sobre nosotros. Esta influencia la mayor parte del tiempo no es consciente, ni malintencionada, sino que suele ser consciente y bienintencionada, sólo que, a nosotros cuando estamos tratando de conseguir nuestros objetivos, nos puede ser más un inconveniente que una ayuda.
Hemos hablado de la influencia de la tribu, de la familia y del guión de vida, de todo lo que te rodea y que te puede hacer posponer tus objetivos para cumplirlos más adelante, o en ocasiones nunca.
Sin embargo, todo esto no eres tú, ya que tú eres mucho más y tu capacidad de conseguir tener una vida satisfactoria es tan grande que cuando empieces a disfrutar de ella, querrás haber empezado antes.

El primer paso para empezar a conseguir tus objetivos y metas, es empezar a pensar que es posible, que tú tienes la posibilidad de conseguir aquello que deseas.

El miedo paraliza la vida

Si no eres capaz de dar este primer paso, tampoco lo serás de seguir adelante una vez que estés empezando a cumplir tus objetivos, por eso es tan importante que empieces a creer que otra realidad es posible.
Las creencias, como hemos dicho, son fuertes condicionamientos, sentimientos de certeza sobre nosotros mismos o sobre el mundo. Nos condicionan hasta tal punto que llegamos a pensar que la única realidad es aquella que coincide con nuestros patrones de pensamiento y comportamiento. El poder de las creencias es tan grande que ha hecho fracasar a millones de personas en el mundo, que mantiene presos en sus mentes a una gran parte de las personas de este planeta.
También es cierto que las creencias no siempre nos limitan, sino que pueden servirnos de trampolín y puente hacia nuestros objetivos
Pero, ¿Cómo se cambia de una creencia a otra? Para ello, te presento un pequeño modelo, que en unos pocos pasos te ayudará a dar el primer paso, cuestionar la creencia anterior o limitante y empezar a integrar una nueva creencia más posibilitante.
Para entender la diferencia entre ambas, una creencia que no me ayuda a conseguir mis objetivos es limitante, por ejemplo “nunca seré capaz de hablar bien en público”. Mientras que una posibilitadora me ayuda a conseguirlos “Cuando me preparo una charla, soy bastante bueno hablando en público”. La diferencia es la forma en la que una u otra me ayuda.

A veces, tienes que ser tu propio héroe

La cuestión principal para mejorar el cumplimiento de objetivos es cambiar nuestras creencias limitantes por otras que nos ofrezcan más posibilidades.
Herramienta práctica.
Modelo para el cambio de creencias

1. Compromiso con uno mismo
El primer paso para hacer posible una nueva realidad es estar comprometido con querer cambiar nuestra creencia actual, porque reconocemos que nos limita y nos resta capacidad, vitalidad y alegría. ¿Estás comprometido en querer cambiar esta creencia que te limita?

2.  Cuestionamiento de la creencia
Lo siguiente que tenemos que hacer es empezar a cuestionar nuestra actual creencia, empezar a dudar de ella, atreviéndonos por primera vez a sembrar la semilla de la duda sobre su veracidad. Respondiendo a las siguientes preguntas:
¿Estoy totalmente convencido de que lo que dice la creencia es cierto?
¿Siempre se cumple esta creencia?
¿Alguna vez no se ha cumplido?, ¿Cuando?

3. Dar valor a la anterior creencia
No podemos deshacernos de nuestras creencias con demasiada rapidez, recordemos que las creencias son pilares sobre los que nos sustentamos las personas, nos ayudan a tener un mapa de la realidad (aunque este mapa esté completamente desfasado)
Por lo tanto, dar valor a la creencia y reconocer las funciones que cumplía siempre será de utilidad antes de querer cambiar nada.
¿Qué función positiva y principal tenía esta creencia?
¿En qué momentos de mi vida me ha ayudado actuar según esta creencia?

4. Debilitamiento de la creencia
Sin embargo, y como reconoces que la creencia te resta capacidad y te limita a la hora de conseguir tus objetivos, será necesario poner en palabras algunas cosas.
¿Qué consecuencias negativas tiene para ti esa creencia?
¿Qué me he perdido por pensar así?
¿De qué hechos dispongo para demostrar que esta creencia no me ayudo a ser mejor en muchas ocasiones?

5. Orientarse hacia la nueva creencia.
Es momento de empezar a mirar en una nueva dirección, en una dirección en la que hay posibilidad, capacidad y éxito. Tienes que elegir una creencia que sea positiva y capacitadora para ti que te ayude a conseguir mejor tus objetivos. Por ejemplo, si la creencia “no soy un buen vendedor” te limita y quieres cambiarla, a lo mejor elegir una como “cuando me dejo ser yo mismo, conecto con mis clientes” es más positiva para ti, porque si la crees, conseguirás ser mejor en lo que haces.
¿Qué creencia me ayudaría a ser mejor?
¿Me siento capaz de poder “empezar a creer” en esta nueva creencia?

6. Ver las consecuencias de la nueva creencia.
Una vez que empezamos a creer que una nueva realidad es posible, conviene evaluarla un poco más de cerca.
¿Existe alguna objeción real por la cual no pueda adoptar esta nueva creencia?
¿Estoy dispuesto a asumir las posibles consecuencias que esta nueva forma de pensar tendría en mi entorno?

7. Da el primer paso.
Y como siempre, nada mejor que hacer algo al respecto, nada mejor que hacer una pequeña acción que te ayude a creer aún más en tus capacidades.
¿Qué podrías hacer la próxima semana para fortalecer aún más esta nueva forma de pensar?