Hay cosas que no se pueden comprender

A veces sorprende la necesidad de comprender que tenemos todos los humanos. Sin embargo, comprender es un proceso mental, fruto de la función cognitiva de tu cerebro, es decir fruto de una parte de ti. Me encuentro con multitud de personas en el mundo empresarial con necesidad de comprender y entiendo que sea así porque la cultura empresarial que ha reinado hasta hoy se basaba en la lógica, la comprensión y la racionalización de todo lo ocurrido.

En el mundo empresarial cada día más hablamos de la no-linealidad, de la oportunidad en el caos, de la vida emocional de la organización  y del sentido, todas ellas variables altamente productivas para la organización, pero difíciles de comprender.

A veces nos olvidamos de que en realidad comprender sólo es una parte de nosotros, pero existen más partes. Tenemos un cuerpo con el cual sentimos y además dentro de nosotros hay una vida afectiva y emocional que como sabemos la mayoría de veces guía nuestro comportamiento, tanto lo físico como lo emocional se siente, siendo comprender algo más complejo que no siempre es de utilidad en procesos emocionales y tampoco se puede conseguir. Puedo entender que nos cueste no comprender y racionalizar, ya que es una forma de tener el control pero ¿para qué quieres tener dicho control?¿qué te aporta?

Cuando no solo mente, cuerpo y emoción están en juego sino que además descubrimos una dimensión holística o espiritual, entonces comprender y sentir pasan a un segundo plano, lo espiritual solamente se puede experimentar. Es implosible comprenderlo.El Ser y el saber son dos procesos totalmente distintos. Recuerdo en una de mis estancias en un monasterio escuchar a uno de los monjes decir “Som a Laudes” (Estamos en Laudes), pero cuya traducción del Catalán sería “Somos en Laudes” quizá conviene que nos permitamos Ser allí donde estemos. Y estar realmente presentes en aquello que hacemos.

Por este motivo, invito a menudo a dejar de comprender, a empezar a sentir y experimentar, sin querer encontrar respuestas, sin querer buscar razones, solo siendo. Al final todo llega, pero no por el empeño en comprender que pusimos.Si observas a un caballo, a un perro u otro animal cuando descansa, verás como se puede Ser, sin necesitar comprender.

Hay una cita que dice “el corazón tiene razones que la razón desconoce”, y es que la mayor parte de lo que somos no lo podemos comprender.

Que tengas un gran día.

Anuncios

Acerca de cesarpiqueras

Autor de varios libros sobre liderazgo y productividad y ventas. Conferenciante, y coach ejecutivo senior AECOP, CEO de Excélitas Global www.excelitas.es, certificador de coaches y Presidente de AECOP Levante EMCC Spain

Publicado el 07/04/2011 en Crecimiento personal y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Eduardo Arcos

    Tengo la sensación que, aplicando la ley del péndulo, estamos en el otro extremo del racionalismo (Descartes y su “pienso luego existo”) y hemos pasado del papel preponderante de la razón al de los sentimientos. Me da la sensación que “ni tanto ni tan calvo” tanto a nivel personal como en la empresa. En cualquier caso, buen post Cesar.

  2. Gracias, César. Totalmente de acuerdo. Y esta necesidad de entender, ese “no dejarse llevar”, nos aleja de lo que para mí es la clave: la aceptación total, el amor incondicional.

    Un abrazo

    Ángeles Burgos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: